¿Cuanto cuesta insonorizar un local? ¿Y una vivienda? ¿Podemos exigir una garantía por escrito?

Cuando vamos a iniciar una nueva actividad de ocio lo primero que debemos tener en cuenta es la elección del local donde se va a desarrollar dicha actividad, debe estar bien situado y ser de unas dimensiones que se adapte a nuestras necesidades empresariales y económicas. Cuanto más grande sea el local, mayor será el coste para adaptarlo acústicamente a las exigencias de la normativa. El coste final del aislamiento acústico de una actividad de ocio dependerá entre otros factores, del tipo de uso que vayamos a darle: restaurante, cafetería, pub, discoteca, escuela de danza… pero como norma general podemos tomar que la media del coste de la insonorización se encontrará entorno al 20 % de la suma de la inversión total, vamos a poner un ejemplo para que quede más claro:

Cuanto cuesta insonorizar un local

Montar un local de unos 100 m2 comenzando desde cero puede tener un coste total de unos 100.000 Euros (aproximadamente un coste de unos 1.000 Euros por m2) dentro de ese precio, estará incluido: insonorización, albañilería, fontanería, climatización, electricidad, decoración, mobiliario, etc. De ese coste total de 100.000 Euros, la partida de aislamiento acústico supondrá el 20% aproximadamente, lo que significaría que el coste de la insonorización para un local de 100 m2 sería de unos 20.000 €. Esto no es más que una regla general que permite hacernos una idea aproximada del presupuesto de la partida de insonorización aunque en el coste definitivo influirán otros factores como: tipo de actividad a desarrollar, nivel de ruido emitido, la altura del local, la geometría, la ubicación de las viviendas, el estado de conservación y el tipo de forjado y medianeras, el precio dependerá incluso de la provincia donde se vaya a iniciar la actividad, debido a que las exigencias en materia de ruidos son diferentes según cada ciudad.

En el caso de una vivienda, no existe una regla general que permita calcular aunque sea de manera aproximada el coste de la insonorización, lo único que podemos comentar es que una buena insonorización suele resultar bastante cara desde el punto de vista económico y estético ya que se suele perder bastante espacio con el tratamiento (entorno a unos 15 cm. en cada pared tratada)

En cuanto a si debemos exigir una garantía por escrito de los trabajos realizados, en el caso de los locales de ocio la respuesta es; rotundamente si, es necesario por parte de la propiedad del local exigir al profesional que realice los trabajos de insonorización un contrato donde aparezca claramente detallado que garantiza que con la solución que se va a instalar en el local de ocio, el ruido producido por la actividad no va a afectar a los vecinos en niveles superiores a los marcados por la normativa y que el aislamiento acústico a ruido aéreo y a ruido de impactos del local, será superior al mínimo exigido en la legislación vigente. Se debe tener muy en cuenta que una vez que se inicie la actividad se realizarán por parte de empresas ajenas y en algunos casos por parte del propio ayuntamiento, mediciones acústicas para verificar que los niveles de ruido están dentro de los niveles exigidos por la normativa con la correspondiente sanción económica si se exceden dichos niveles.

En el caso del aislamiento acústico en viviendas particulares es más complicado que el profesional acceda a dar una garantía por escrito del aislamiento final por diversas razones: para que la solución funcione bien acústicamente se debe de actuar sobre la fuente de ruido (el vecino que emite el ruido, el pub que tiene la música etc…), una buena solución implicaría hacer un cajón totalmente insonorizado (suelo, techo, paredes y pilares) y eso en una vivienda particular es muy complicado de ejecutar por cuestiones de espacio, por lo que se tiende a tratar únicamente el paramento que compartimos con el vecino ruidoso (por ejemplo la pared que separa el salón donde nuestro vecino pone la televisión a todo volumen de nuestro dormitorio), un buen tratamiento de esa pared nos permitirá eliminar en su mayor parte el ruido que nos llega por vía directa pero nos seguirá llegando todo el ruido que se transmite por las vías indirectas (suelo, pilares, techos y el resto de paredes no tratadas) de manera que notaremos una reducción del ruido entorno a un 60 ó 70% pero no eliminaremos la transmisión de ruido al 100%.

FacebookTwitterBlogger PostWordPressMySpaceShare